abril 14, 2021

5 de enero 2017

Incongruencia es desintegrarse por cosas pasajeras, ser desleal a lo que se dice y manejar las cosas a conveniencia propia dañando a otros, es no saber agradecer lo que se tiene y lo que se tuvo, decir palabras bonitas y despues querer morder la mano de la persona, es tener miedo de que se sepa nuestro pasado, porque de él debimos haber aprendido, es preferir hacer mitote a hablar, es guardar rencor porque nosotros o el otro decide terminar un ciclo y buscar poner despues en duda al otro.

Incongruencia es ser como un niño malcriado que reprueba el examen y le hecha la culpa a la maestra para no responsabilizarse de sus errores, es desprestigiar al otro desde el ladrillo de la soberbia, es coaccionar para quitar el poder de decisión a los demás, es ser incapaz de reconocer el punto de vista de otro y querer que los demás actúen y decidan a nuestra voluntad.

Incongruencia en lo personal o en lo profesional es a final de cuentas mediocridad, evita ser incongruente en tu vida y agradece cada ciclo.

Agradece los ciclos de la vida y quienes fueron y son tus maestros, de todos puedes aprender, agradece los momentos difíciles porque de ellos te vuelves mas fuerte que antes, la amistad que se ofrecio aunque haya terminado, la palabra de aliento, el regalo de la abundancia aunque sea temporal, el cariño y la comida en tu mesa.

Agradece al que te cuestiona, porque es sinonimo de que te das a notar con la suficiente fuerza para importarle, cada maestro que has tenido, tus errores y tus aciertos desde la humildad, desde la luz de la congruencia.

Evita caer en chismes y mitotes que solo desgastan tu vida y te quitan valor, evita caer en habladurías y pregunta cuando tengas dudas, date el permiso de brillar sin opacar a los que te rodean y a los que te compiten, ya que al hacerlo tu brillo se vuelve falso y vacío.

Puede que te hayas perdido

A %d blogueros les gusta esto: