abril 13, 2021

1 de Febrero 2017

La semana que pasó tuve oportunidad de vivir varias cosas que hacia muchos años no vivía y que me permitió darme cuenta de que tan importante es la lealtad y la congruencia y el significado real de ganar ganar. Siempre he pensado que la congruencia y la lealtad son dos grandes pilares para lograr cualquier cosa, y hoy más que nunca lo reafirmo.

Con el paso del tiempo me he dado cuenta que si no se es leal no se puede esperar nada de los otros, y es que la lealtad, de una u otra manera son los cimientos sobre los que se recarga cualquier proyecto.  La lealtad da la confianza para apoyarse en otros y da la seguridad de sentirse protegido y que alguien nos cubre las espaldas en caso de ser necesario.

De Igual forma, la consistencia entre lo que pienso, lo que siento, lo que digo y lo que hago me permite conservar y hacer valer mi esfuerzo no sólo en el corto plazo sino a través de los años. Esto hace que las amistades, los proyectos y los sueños crezcan sólidos haciéndose cada vez más grandes y abrazando las ideas de otros para integrarlas a mi mundo al grado de volverse un legado cuando ya no se está en éste mundo.

En contraste, cuando me involucro en cualquier proyecto queriendo tan solo satisfacer mi Ego, dejándome guiar por mis miedos y carencias,  siendo fiel tan solo a mis intereses, tarde o temprano el proyecto termina cayendo y terminó perdiendo lo más por lo menos.

En estos días, la humildad y la soberbia tocaron a mi puerta, recordándome momentos de una historia que comenzó hace casi 13 años llena de momentos agridulces que me han llenado de aprendizajes…

Puede que te hayas perdido

A %d blogueros les gusta esto: