abril 13, 2021

2. Para entender la Ley de la Atracción

Para entender La Ley de la Atracción lo primero que debemos entender es nuestra propia estructura mental. Hay que comenzar por entender que la forma en que vemos nuestra realidad es tan sólo una parte de la realidad, ya que estamos hablando desde el punto de vista de “Mi Realidad”, una interpretación que puede ser muy diferente de “La Realidad de Otro” por más cercano que sea a nosotros.

Para entender La Ley de la Atracción lo primero que debemos entender es nuestra propia estructura mental. Hay que comenzar por entender que la forma en que vemos nuestra realidad es tan sólo una parte de la realidad, ya que estamos hablando desde el punto de vista de “Mi Realidad”, una interpretación que puede ser muy diferente de “La Realidad de Otro” por más cercano que sea a nosotros.

Para tratar de explicar éste punto pondré un ejemplo, si fuésemos una persona joven que vive con un padre alcohólico y con una madre sobreprotectora “Mi Realidad” bien podría ser la siguiente: “Mi realidad es muy complicada, ya que tengo por un lado que cuidar de que mi madre no se preocupe hasta porque salgo a la escuela, aparte que al llegar a casa tengo que enfrentar que mi padre todos los días llega ahogado de borracho y veo como mi madre sufre por esta situación”.

Por otro lado, si en ésta misma familia fuésemos la madre sobreprotectora “Mi Realidad” bien podría ser: “Mi vida parece que está llena de preocupaciones, por un lado, mi hijo sigue creciendo y tengo miedo de que lo lastime éste mundo tan complicado y con tantas malas personas y aparte tengo que aguantar la cruz que es tener a un esposo que no le preocupamos y prefiere irse a la cantina y emborracharse todos los días”

Finalmente, si fuésemos el padre alcohólico “Mi Realidad” bien podría ser: “Con la cantidad de trabajo y de presión que tengo que aguantar todos los días necesito divertirme de vez en cuando, no tiene nada de malo que vaya con mis amigos a tomar de vez en cuando, de todos modos mi hijo ya está llegando casi a la vida adulta y ahora me puedo dar el lujo de disfrutar un poco más de mi tiempo; lo único que me preocupa es que mi mujer no quiere dejar volar a nuestro hijo y que pareciera que hasta la cantidad de veces que veo a mis amigos le molesta”
Si te fijas en éste ejemplo la situación es la misma, sin embargo, la percepción que tiene cada miembro de la familia es muy distinta entre sí, y “Mi Realidad” de cada uno de los miembros de ésta familia es diferente de “La Realidad del Otro”. El por qué se da ésta diferencia entre “Mi Realidad” y “La Realidad del Otro” va en relación directa con la forma en que nos educaron y las experiencias que vivimos a lo largo de nuestra vida, ambos factores que no se repiten de un ser humano a otro.

Esta suma de nuestra educación, experiencias vividas, valores que hemos adquirido, concepto religioso, etcétera crean en nuestra mente un “Sistema de Creencias” que en su conjunto crean un lente, a través del cual vemos y sentimos lo que llamamos “Mi Realidad”.

Así pues, cuando buscamos utilizar La Ley de la Atracción, pero lo que deseamos choca con nuestro “Sistema de Creencias” es que nunca llega eso que tanto hemos visualizado.
Es importante entender que mientras nuestros deseos y nuestras visualizaciones vayan en contra de lo que nuestro “Sistema de Creencias” indica será imposible que lo que deseamos pase, ya que el “Sistema de Creencias” que tenemos es la base sobre la que descansa “Mi Realidad”.

En el siguiente capítulo analizaremos el cómo funciona nuestro Sistema de Creencias y como se relaciona con La Ley de la Atracción.

Siguiente

Puede que te hayas perdido

A %d blogueros les gusta esto: