abril 14, 2021

27 de julio 2020

En la vida nuestra paz depende hasta los 13 años de nuestros padres, de que ellos nos brinden al ambiente adecuado para que el dolor emocional natural del crecimiento no nos sea tan desgastante.

De los 13 a los 25 años nuestras hormonas están en su cúspide y la inmadurez de nuestro cerebro hace que nuestra paz desaparezca entre las emociones que parecieran ser una detrás de otra con toda su intensidad.

Dependiendo de nuestro estilo de vida el cuerpo comienza con su desgaste natural y sus dolencias propias de la edad, determinando estos «achaques» cuánta paz podremos tener.

Eso nos deja con solo 35 años de nuestra vida para poder decidir que es lo suficientemente importante para que le demos nuestra paz. Y a ti ¿Qué te quita tu paz?

Puede que te hayas perdido

A %d blogueros les gusta esto: