abril 16, 2021

13 de agosto 2020

Debemos comenzar por entender que todos hemos sido Víctimas en algún punto de nuestra vida, todos nos hemos enfrascado en el sufrimiento sin querer aceptar la realidad de la situación y de lo que vivimos, esta parte es un proceso natural y sano. Ante un proceso de duelo, ya sea éste por la muerte de un ser querido, la perdida de una relación afectiva, la decepción de algo que deseabamos mucho y no se concreta, etc.

Ser Víctima es bueno, se vale y es sano victimizarse de vez en cuando, sí, se vale, pero en tu vida vista a grandes rasgos, ¿Tu eres una Víctima o eres una persona Responsable?

El confrontar a la imagen que tienes cuando eres una Víctima pareciera ser la base de muchos procesos de Coaching desde hace años, enfrascándose en hacer ver a la Víctima como un ser despreciable que no merece ser feliz, que Sufre porque quiere, una persona que con solo echarle ganas podría salir de sus circunstancias; y esta concepción es de lo que más ha golpeado, y con razón, la imagen de los procesos de Coaching.

Debemos comenzar por entender que todos hemos sido Víctimas en algún punto de nuestra vida, todos nos hemos enfrascado en el sufrimiento sin querer aceptar la realidad de la situación y de lo que vivimos, esta parte es un proceso natural y sano. Ante un proceso de duelo, ya sea éste por la muerte de un ser querido, la perdida de una relación afectiva, la decepción de algo que deseábamos mucho y no se concreta, etc.

El camino de la Víctima existe porque es una forma de nuestro Sistema Mental para desplazar en el tiempo el dolor, para que nos sea más fácil manejarlo. Irónicamente para los defensores de que para ser feliz debes siempre ser «responsable» y nunca permitirte sufrir o negar las situaciones les tengo noticias, si según tu te responsabilizas a los 5 minutos de que pasó el evento que te lastimó en realidad estas evadiendo el evento, tan sólo intelectualizándolo por miedo a sentir el dolor que te representa, desvalorizándote al creer que tu sentir natural de dolor no es importante, y sí, siendo una víctima de ese evento.

Roberto Urby, cursó estudios en Ingeniería en Sistemas Computacionales y Psicología antes de certificarse como Coach de Vida Personal y Empresarial por TeamLeader CDH en Guadalajara, Jal., Capacitador certificado por el CONOCER en Diseño, Impartición y Evaluación de cursos de Formación de Capital Humano con 15 años de experiencia en diseño e Impartición de cursos Vivenciales y Empresariales, autor del ensayo «Cómo alcanzar los Sueños: Breve guía para aplicar la Ley de la Atracción y entender nuestro Sistema de Creencias», creador del programa de Formación de Postulantes para profesionalizar la formación como Coach en Gestión Emocional y CoCreador del sistema Juvenil Integrado: Inteligencia Emocional para Adolescentes exclusivos de CreeySe

Ante un evento doloroso todos sentimos dolor, lo que determina si eres una Víctima o una persona Responsable es la forma en que haces la Gestión Emocional de ese dolor al paso del tiempo:

Una Víctima busca evadir el dolor, ¿de qué manera? puede ser de muchas maneras: puede ser que busques negar el evento, que busques hacer como que no pasó en realidad, así como puedes ver muchas veces personas que en el funeral pareciera que no acaban de perder a un ser querido; o tal vez eres de las personas que todo lo tratan de justificar diciendo «si me duele, pero es lo mejor que podía pasarme porque…»; o tal vez eres de los que se desvaloriza diciendo «me lo merezco por tonto»; o como te dije antes, Intelectualizando haciendo como que no duele y escudándote en las explicaciones técnicas del por qué paso; en fin, hay tantas formas de buscar evadir ese dolor como Mecanismos de Defensa Mentales.

Pero no importa lo que hagas para tratar de evadir ese dolor siempre te anclas a él, a ese evento doloroso, a tu pasado, y al hacerlo empiezas a tener Actitudes Destructivas, como lastimarte a ti mismo, centrarte tan sólo en aquello que te recuerde ese dolor para regodearte en él, olvidarte de lo que realmente importa en tu vida y centrarte tan sólo en la fiesta o en el trabajo, etc. Te vuelves como esa adolescente que lo termina el novio y su mejor forma de lidiar con su dolor es poner más y más canciones de desamor.

Todas estas actitudes destructivas te van provocando más dolor que se va anclando a tus pensamientos de cómo debe ser esa área para ti, convirtiendo el dolor en sufrimiento, de forma que cuando llega una nueva situación de esa misma área de tu vida lo único que haces es vivir una 2da parte, o 3a o 10ma parte, de tu historia de dolor anterior: comparando consciente o inconscientemente a tu pareja con tu ex, añorando tu trabajo anterior, idealizando tu niñez, etc.

Pero ¿si no se trata de no sentir el dolor y evadirlo qué es lo que convierte a alguien en una persona Responsable?

Una persona Responsable sí siente dolor, pero en algún punto del camino, es decir, en alguna de las vueltas de ese ciclo de victimismo decide salirse de él, aceptando que le duele y que es valido que le duela, deja de buscar evadirlo y en ese momento comienza a vivir en el Aquí y en el Ahora, en su presente, en como realmente está su vida a raíz del evento que lo lastima o que lo lastimó, y cuando empieza a vivir en ese presente entonces puede empezar a decidir a partir de ese punto hacia dónde quiere ir.

Cuando empiezas a decidir el rumbo de tu vida empiezas a tener Actitudes Constructivas, cosas que te llevan a acercarte a cómo te gustaría que estuviese esa área: a centrarte en sentirte amado, en lugar de centrarte en tener pareja; a centrarte en disfrutar lo que haces en tu trabajo, en lugar de centrarte en cuántos días te faltan para el viernes; en centrarte en qué puedes hacer para tener una mejor calidad de vida, en lugar de centrarte en todo lo que ya no puedes comer por tener diabetes, etc.

Y una vez que comienzas a tener esas Actitudes Constructivas entonces empiezas a aprender lo que tenía para enseñarte ese evento que te lastimó, y con ese aprendizaje el dolor comienza a desaparecer, dando paso a que cuando llegue un nuevo evento, una nueva pareja, una nueva oportunidad laboral, etc., puedas realmente vivirlo como un evento nuevo, no solo como una continuación de la historia dolorosa de tu vida.

Todos hemos sido Víctimas y como dije al principio, se vale serlo de vez en cuando, igual que todos hemos recorrido el camino del Responsable, y tal vez no hemos sido Víctimas en todas las áreas de nuestra vida igual que no podemos ser Responsables siempre en todas nuestras áreas, después de todo puedes ser una persona responsable en tu área familiar y estar muy anclado en el papel de víctima en tu trabajo por ejemplo, pero ¿Qué camino te va a acercar a lo que realmente quieres para ti? ¿Cuánto tiempo más vas a estar evadiendo el dolor de esa o esas áreas en tu vida y vas a estarte anclando a esos eventos que ocasionaron ese dolor?

Puede que te hayas perdido

A %d blogueros les gusta esto: