abril 13, 2021

8. Breve estructura Física del Cerebro

Al entender la forma en que nuestro cerebro funciona desde su aspecto físico nos facilitamos el terreno para conseguir aquello que deseamos.

Las Emociones corresponden a una parte primitiva de nuestra mente, es lo que mantiene nuestra unión con los animales, su principal función es la de la conservación de la especie humana y tienen una fuerza especialmente avasalladora en nuestras vidas. Para poder entender el por qué son tan importantes es necesario saber el cómo funcionan.

Roberto Urby, cursó estudios en Ingeniería en Sistemas Computacionales y Psicología antes de certificarse como Coach de Vida Personal y Empresarial por TeamLeader CDH en Guadalajara, Jal., Capacitador certificado por el CONOCER en Diseño, Impartición y Evaluación de cursos de Formación de Capital Humano con 15 años de experiencia en diseño e Impartición de cursos Vivenciales y Empresariales, autor del ensayo «Cómo alcanzar los Sueños: Breve guía para aplicar la Ley de la Atracción y entender nuestro Sistema de Creencias», creador del programa de Formación de Postulantes para profesionalizar la formación como Coach en Gestión Emocional y CoCreador del sistema Juvenil Integrado: Inteligencia Emocional para Adolescentes exclusivos de CreeySe

Cuando vivimos un evento en nuestra vida que activa nuestras emociones se da porque el evento no alcanza a llegar a la parte racional de nuestra mente; nuestra mente podríamos dividirla en tres fragmentos, el primero de éstos fragmentos, el más antiguo, es meramente reactivo, muchos lo llaman cerebro reptil, este espacio de nuestro cerebro está configurado para reaccionar de manera automática, es el que más rápido responde ante un estímulo, es esta parte la que se encarga, por ejemplo, de que ante un susto tensemos los puños o inclusive soltemos el golpe, su función es únicamente reactiva y no guarda mayores registros a largo plazo sobre lo que ha hecho.

La segunda parte de nuestra mente es nuestra parte emocional, podríamos decir que es nuestra mente mamífera, es la que nos permite sentir emociones como tal.

El último fragmento, el más nuevo, es nuestra parte lógica, igualmente podríamos llamarlo nuestra mente racional.

Hay que aclarar que todas las cosas que llegan a nuestra vida, para poder llegar a nuestra mente racional, deben pasar por nuestra mente reptil y nuestra mente mamífera, es parte del camino que debe seguir cualquier estimulo que recibimos, cuando nuestra mente reptil reconoce un estímulo lo interpreta, pero no en base a lo que significa racionalmente para nosotros, sino en base a si es una amenaza para nuestra supervivencia. Así pues podemos poner como ejemplo el vernos frente a un perro agresivo, al momento que el estímulo llega a nuestra mente reptil ésta interpreta la visión del animal agresivo y lo considera una amenaza para nuestra supervivencia, y antes de que la información llegue a nuestra mente racional ya ha mandado una serie de respuestas físicas a nuestro cuerpo para asegurarse de que tengamos la mayor oportunidad de sobrevivir, así pues, podemos sentir que nuestro corazón se acelera, efecto de que nuestra mente reptil ha mandado la instrucción de que nuestro cuerpo libere un mayor flujo sanguíneo para facilitar la huida o bien el ataque hacia aquello que nuestra mente reptil interpreta como amenaza.

De esta etapa el estímulo pasa a nuestro cerebro mamífero, en donde se interpreta la información en base a estímulos anteriores y se descarta o se intensifica la reacción formando una emoción, por ejemplo, si nos ha atacado un perro antes lastimándonos esta información llega a nuestra mente mamífera y nos advierte que es un peligro que nos ha dañado, haciendo que sea más probable que tomemos la opción de la huida que la opción del ataque.

Ver las imágenes de origen
Licencia CC-BY

El anterior es un ejemplo del funcionamiento básico de las emociones, ciertamente nuestras emociones aseguran nuestra supervivencia, el problema para muchas personas se da en el momento en que se conectan nuestra mente mamífera con el puente hacia nuestra mente racional, ya que cuando esta conexión se da la mente racional interpreta el estímulo que fue amenazante y lo guarda en nuestro sistema de creencias en donde la emoción se concentra como un sentimiento y a partir de ahí empezará a usarlo como referencia en situaciones similares, regresando ese sentimiento a la mente mamífera ante un estímulo parecido, predisponiendo la decisión que se tomará, provocando el mismo tipo de respuesta, y mientras más eventos similares disparen la función emocional, mayor será la fuerza de la conexión como ya habíamos visto.

Sin embargo, la emoción es una carretera de dos vías, es decir, no sólo nos permite sobrevivir ante las amenazas, también nos permite mantener un registro de las cosas placenteras y que provocan una descarga de vitalidad positiva o placentera.

Otra parte importante de nuestras emociones es que no distinguen entre lo real y lo imaginado, es por esto que las películas de terror, o de amor, pueden despertar reacciones tan básicas en nosotros como el acelerar nuestro corazón, el hacernos llorar, provocar excitación, etc., nuestra mente no alcanza a distinguir que los estímulos que le están llegando no pertenecen a nuestro entorno real, para nuestra mente tan sólo se trata de estímulos, independientemente de donde vengan.

Ya antes habíamos comentado que la forma en que se crea una Creencia es cuando un evento, o estimulo, genera la suficiente emoción para dejar una marca en nosotros, es decir provocar una reacción tan fuerte o tantas que veces que se ocasiona un ancla en forma de un sentimiento, así pues, nos encontramos con que un estímulo imaginario puede ser de igual impacto que uno que realmente pasó en nuestra vida, y puede generar una impresión duradera en nuestro Sistema de Creencias, esta cualidad es la que debemos aprovechar en la búsqueda de hacer funcionar La Ley de la Atracción en nuestra vida.

Al no saber nuestra mente distinguir entre el estímulo real y el imaginario podemos provocar éstos estímulos para generar impresiones que alteren nuestro Sistema de Creencias y con el nuestro Inconsciente, que generará que nuestra Realidad Personal cambié.

Si bien éste tema puede dar para una larga y extenuante explicación estas son tan sólo las bases del funcionamiento de nuestras emociones con relación a la Ley de la Atracción, y por el momento con esto es suficiente para comenzar a trabajar sobre nuestro Deseo Personal.

En el siguiente capítulo abarcaremos la principal emoción que nos puede ayudar en la tarea de agilizar éste proceso y el por qué es que nos puede ayudar, La Gratitud, así como su importancia dentro de nuestro proyecto de vida.

Siguiente

Puede que te hayas perdido

A %d blogueros les gusta esto: