abril 16, 2021
Así como son importantes las capacidades escolares, también son importantes las capacidades financieras y de comunicación. Una de las razones por las cuales los ricos se hacen más ricos, los pobres más pobres, y la clase media lucha con las deudas es porque lo que tiene que ver con dinero se enseña en el hogar, y no en el colegio. La escuela se enfoca en las habilidades profesionales y curriculares, pero no en habilidades financieras, la inteligencia financiera es el proceso mental a través del cual resolvemos nuestros problemas financieros. Esto explica por qué banqueros, doctores y administradores que se graduaron con excelentes calificaciones, puedan estar luchando financieramente toda su vida.

Es tonto asumir que la educación que provee el sistema educativo preparará a su hijo para el mundo que deberá enfrentar después de graduarse. Cada niño requiere más educación. Una educación diferente. Y necesita conocer las reglas. Existen reglas para el éxito de acuerdo con las cuales actúan los ricos, y también existen reglas con las que actúa el 95% restante de la población.

Así como son importantes las capacidades escolares, también son importantes las capacidades financieras y de comunicación. Una de las razones por las cuales los ricos se hacen más ricos, los pobres más pobres, y la clase media lucha con las deudas es porque lo que tiene que ver con dinero se enseña en el hogar, y no en el colegio. La escuela se enfoca en las habilidades profesionales y curriculares, pero no en habilidades financieras, la inteligencia financiera es el proceso mental a través del cual resolvemos nuestros problemas financieros. Esto explica por qué banqueros, doctores y administradores que se graduaron con excelentes calificaciones, puedan estar luchando financieramente toda su vida.

Por poner un ejemplo sencillo, mientras la mentalidad del pobre, ante la idea de querer comprar algo para lo que no tiene dinero, es «no puedo afrontarlo», el rico se pregunta «¿cómo puedo afrontarlo? La primer frase es una afirmación, mientras que la segunda es una pregunta. Mientras una de las dos frases nos deja fuera de combate, la otra nos fuerza a volver a pensar. El ejercicio mental apropiado, aumenta sus chances de riqueza. Los pobres y la clase media trabajan para ganar dinero, los ricos hacen que el dinero trabaje para ellos.

Sin embargo el dinero no es el objetivo, ni siquiera un medio para conseguirlo; únicamente es un atributo acompañante. El objetivo es aquello que uno quiere conseguir en la vida. El exitoso vive con una mentalidad que le dicta que «Sólo porque no ganaste no significa que fallaste, perder puede ser una gran puerta a desarrollar tu victoria». El fracasado por su parte tiene una mentalidad que le dice: «No importa, lo que cuenta es que lo intentaste». El exitoso entiende que fallar no es el lo contrario al éxito, sino que es parte de el, entiende que sufrir es parte de perder, y eso es parte de la vida.

La mejora continua solo es posible cuando aceptamos el dolor inicial de los descalabros y utilizamos esas experiencias para explorar nuevas habilidades en nosotros y lo intentamos nuevamente. Cuando la gente trata de evitar fallar, lo que están haciendo en realidad es meterse en el camino rápido hacia la mediocridad. La razón por la que el pensamiento positivo por sí solo no basta, es porque la mayoría de la gente fue al colegio pero nunca aprendió como funciona el éxito.

Extraído de:
Padre Rico, Padre Pobre – Robert KiyosakiThe Upside of Losing – TheArtOfVisionDebes ser creativo para conseguir la riqueza – elmillonariointeligenteReality Transurfing I – Vadim Zeland

Puede que te hayas perdido

A %d blogueros les gusta esto: