abril 14, 2021
Si bien, debes tener en cuenta que todo cambio es un proceso y requieres de paciencia, constancia, disciplina y mucha fe en ti, supongo que si estás leyendo este artículo es porque, al igual que yo, estás buscando constantemente tu crecimiento y mejorar tu vida en general.
Desirée Urby, licenciada en Administración de Empresas con especialidad en mercadotecnia por el Instituto Tecnológico de Chihuahua con 15 años de experiencia en Diseño e Impartición de Entrenamientos Presenciales para adolescentes, padres de familia y adultos y es Coach con PNL certificada por Mauricio Benoist, comenzó su carrera como Coach con la formación de Smart Instituto de Inteligencia Emocional de Zapopan, Jal. Trabajo y rediseño el programa para padres del colegio Palmore en Chihuahua, Chi., Creadora del sistema de formación de líderes CreeySe, del programa de Desarrollo Infantil Chiquilladas CreeySe y del programa CreeySe de Escuela para Padres y CoCreadora del sistema Juvenil Integrado: Inteligencia Emocional para Adolescentes exclusivo de CreeySe

Hoy quiero hablarte de patrones de conducta desde mi experiencia práctica… comenzaré diciéndote que yo no soy psicóloga, te hablo desde mi experiencia personal con estos temas que a lo largo de la vida me han llevado por un sinfín de baches de mucho aprendizaje y hoy puedo decirte que el adentrarme en el estudio de la mente y su funcionamiento me ha dado muchas respuestas que me han permitido diseñar ejercicios y estrategias prácticas para obtener mejores resultados en diferentes áreas de mi vida.

Si bien, debes tener en cuenta que todo cambio es un proceso y requieres de paciencia, constancia, disciplina y mucha fe en ti, supongo que si estás leyendo este artículo es porque, al igual que yo, estás buscando constantemente tu crecimiento y mejorar tu vida en general.

No hay una fórmula mágica ni estandarizada para todos, cada uno de nosotros somos diferentes, es por eso que cada quien requiere sus propias técnicas para lograr sus objetivos; sin embargo si hay algunos puntos que aplican para todos.

Mi proceso de descubrimiento cada vez que me siento atorada en algún tema es así:

Primero comienzo preguntándome ¿Qué es realmente lo que creo sobre el tema?

¿Cómo me lo pregunto? Hago un recorrido por mi vida haciendo un recuento de momentos relacionados con el tema, por ejemplo, si me encuentro atorada en el área profesional, me voy para atrás recordando lo qué he vivido profesionalmente; mis éxitos y “fracasos”, lo que he sentido en cada uno de esos momentos. A partir de ahí voy registrando en una libreta todo; luego me voy más atrás en mi vida, a mi infancia y adolescencia haciendo memoria de todos los momentos relacionados con el tema pero buscando momentos e ideas que vi en personas importantes de mi familia.

Esta parte es bien importante, ya que en la mayoría de los casos, es aquí donde creamos los patrones de conducta que rigen nuestra vida adulta y lo más interesante es que ¡no nos damos cuenta! Así que a esta parte le dedico bastante porque he podido encontrar creencias respecto a muchos temas que me limitan hoy en día.

Todo esto también lo registro en mi libreta junto con lo anterior; una vez que tengo todo este análisis, procedo a comenzar a trabajar.

Es importante hacerte ver que lo más difícil no es descubrir tus patrones limitantes, sino cambiarlos, es por eso que debes estar completamente dispuesto a trabajar en ti y tu crecimiento personal y sobre todo, debes estar dispuesto a ser constante con tus acciones ya que esto es clave para lograr un verdadero cambio.

Volviendo a nuestro tema… una vez que está todo en la libreta, es momento establecer el camino que seguiré para lograr el cambio, así que comienzo a aplicar algunas técnicas que he aprendido en cursos, talleres, certificaciones y bastantes lecturas; aquí te dejo algunas de mis favoritas:

Primeramente hago una línea del tiempo donde voy modificando todos esos momentos a lo largo de mi vida en que detecté que tenía un patrón o creencia equivocado y los transformo en lo que me hubiera gustado que fuera; por ejemplo: si en algún momento de mi vida me sentí incapaz porque tuve un resultado negativo en algún trabajo, entonces cambio ese evento y lo pongo como me hubiera gustado que fuera. Lo mismo hago con todos los momentos que escribí en mi libreta.

Una vez que tengo mi línea del tiempo con “mi vida deseada”, busco visualizarme con mi nuevo patrón de conducta; si seguimos el ejemplo del área profesional, me imagino teniendo éxito en esta área; y más específicamente siendo contratada o recibiendo un reconocimiento público por mi desempeño, etc.

Esta visualización la hago todos los días, como te dije, lograr un cambio requiere de constancia y mucha disciplina, a fin de cuentas tú crecimiento personal debería ser un hábito tan importante como tener una buena alimentación, hacer ejercicio o  leer más.

También escribo una frase en una pequeña tarjeta para tenerla a la vista todo el día, una frase que me recuerde todo lo que visualicé y lo que quiero lograr; esto es importante porque recordarte constantemente lo que quieres después de visualizarlo, hace que cada vez que lo lees tu cerebro vuelva a producir las emociones que sentiste al verte logrando tu objetivo y esto te mantiene motivado a seguir trabajando por tu meta.

¡Ojo! Solo visualizar y leer una frase no harán que cambie nada, esto es sólo la parte que te mantendrá motivado a lograrlo.

Una vez que tengo claro el objetivo y que sé de donde viene el patrón de conducta que me limita, es momento de crear un plan de acción para lograr la meta. ¿Cómo lo hago? Me voy hasta mi meta final y voy preguntándome ¿Qué debo hacer para lograrlo?, ¿Cuál sería el paso previo al logro de mi meta? Y lo escribo.

Ahí me vuelvo a preguntar ¿Qué necesito hacer para lograr esto? Y nuevamente lo escribo y así me voy hasta llegar a la acción más sencilla que sé que en este momento puede ser el primer paso para lograr ese cambio que deseo.

Tomando el ejemplo del área profesional, puedo decidir ponerme como meta: Obtener un reconocimiento público por mi trabajo, entonces el paso previo pudiera ser en mi caso, dar 50 talleres exitosos, entonces ahora me pregunto ¿Qué debo hacer para dar 50 talleres exitosos? Y se me ocurre que puedo integrarme a grupo donde pueda convivir con más capacitadores y aprender más y crear las relaciones necesarias para promoverme, pero… ¿Qué debo hacer para integrarme a un grupo así? Entonces busco la respuesta y me sigo preguntando ¿Qué debo hacer? ¿Qué debo hacer? ¿Qué debo hacer? …

Así, siguiendo mi meta de fin a inicio, mi cerebro se da cuenta que realmente no es tan difícil, que el camino para cambiar mi patrón de conducta que me ha llevado a sentirme fracasada o estancada en el área profesional solo requiere ir paso a paso y al ir cumpliendo cada una de esas pequeñas metas la motivación en mí se mantiene y me facilita el camino, porque cada vez que hago realidad uno de esos pequeños pasos voy rompiendo con los viejos patrones y creando nuevos que, si soy constante, se convertirán en hábitos para mi cerebro y llegará el momento en que ser exitosa en el área profesional será parte de mi día a día sin dudarlo.

Recuerda que, así como cuando comienzas a hacer ejercicio, al principio duele todo y hay días en que quieres tirar la toalla, en esto es igual; habrá días en que sientas que no vas para ningún lado, habrá días en que falles a tu compromiso contigo y no pasa nada, no has fracasado porque puedes volver a comenzar. Tal vez en algún punto del recorrido te darás cuenta que debes cambiar alguna de tus acciones, si es así, hazlo sin miedo porque significa que estas tomando el control de ese cambio que deseas. Si te desanimas, haz un alto y reestructura, lo importante es que tengas presente que estas reeducando a tu cerebro y eso lleva un poco de tiempo.

No hay fórmulas mágicas ni cambios efectivos de la noche a la mañana; te comparto lo que a mí me ha funcionado y lo que ha significado para mí un cambio de  180 grados, porque una vez que haces del crecimiento personal una forma de vida, entonces, ponerte nuevos retos, conocerte más, compartir lo que eres y lo que sabes, sentirte orgulloso de ti mismo, aprender de las caídas y enfrentar las situaciones difíciles con una actitud más positiva se convierte en tu día a día y te permite tener un propósito de vida, dejas de conformarte “con lo que hay” y comienzas a ir por más.

Espero que este artículo te sea de utilidad y te lleve a nuevos horizontes, si te quedas con algo de provecho de mis palabras, compártelo con alguien más y luego, cuéntame de tus resultados, me encantará saber de ti.

Nunca dejes que la corriente te lleve si no es para dónde quieres ir; comienza a cambiar tu mundo y empieza por ti…

Puede que te hayas perdido

A %d blogueros les gusta esto: