abril 14, 2021
Nos da miedo que otra vez nos hagan daño o que nos fallen, pero realmente no nos damos cuenta que ellos no nos fallan, solo fallan nuestras expectativas que tenemos de ellos o simplemente nos hacen daño porque...

La inseguridad en las personas puede tener diversos orígenes, realmente puede ser por muchos patrones de conducta, pero una de sus causas fundamentales es la falta de confianza en uno mismo mismo, el que no te creas capaz, el que no te sientas conforme con lo que eres, con lo que aportas o porque validas lo que en el pasado te pudieron decir o hacer. Todos nos hemos sentido inseguros en alguna ocasión y en determinados contextos. Y realmente eso no es malo, lo malo es cuando es una acción repetitiva que a la larga te puede traer muchos problemas emocionales y existenciales con tu mundo o tu realidad actual, Tememos fallar, nos angustia el rechazo, la desaprobación por parte de los demás y ponernos en evidencia.

Mayra es es Licenciada en Derecho y Licenciada en Educación Primaria y Secundaria con una trayectoria de 6 años de docente, creadora de proyectos para adolescentes y adultos como Un Encuentro con el AutoConceptoImportancia de los conocimientos pedagógicos en el CoachingEmociónAmateMaestros enseñando EmocionesJóvenes con Inteligencia Emocional y Cartografía de las Emociones entre otros, actualmente está preparándose como Coach en Gestión Emocional para seguir ampliando su desarrollo profesional.

Nos da miedo que otra vez nos hagan daño o que nos fallen, pero realmente no nos damos cuenta que ellos no nos fallan, solo fallan nuestras expectativas que tenemos de ellos o simplemente nos hacen daño porque nosotros les damos el poder a esas personas. Y ¿sabes qué? me acaba de caer el veinte que ni siquiera es por darles el poder, es porque queremos que nos haga daño esa acción y ese pensamiento; porque fríamente uno decide que le hace daño y que no, todo es cuestión de percepción. Que absurda me escuche ¿Verdad? Porque si fuera tan fácil no tendríamos tantos pedos, pero pues así es la verdad, dura pero verdadera. De hecho, la inseguridad está detrás de estados como la sensación de rechazo, la soledad, la ansiedad social e incluso la baja autoestima. Asimismo, entre los factores que la determinan están desde posibles traumas de la infancia hasta algo tan simple como una mala gestión de las habilidades sociales.

Pero que horror, se siente feo, duele y atormenta, en ocasiones quita hasta las ganas de dormir, pero ¿Por qué?, ¿Qué necesidad tenemos de atormentarnos? Es tan sencillo disfrutar el diario vivir y vemos el chingado punto negro de las cosas.

¿Te suena todo esto?

Las personas inseguras muestran toda una serie de signos característicos. Por término medio suelen ser perfiles muy complacientes, que buscan la aprobación de los demás, para percibir así cierta seguridad.

Si,si,si… así era yo y no te miento, en ocasiones vuelvo hacer así, pero ya me hago consciente de esas emociones y realizo esa introspección para evitar hacerme más daño, porque déjame decirte que los pensamientos pueden dañar más que las acciones de los externos y como externos mencionó a: la pareja, a la familia, al amigo, etc.

Te voy a decir algo en las relaciones de pareja, las personas inseguras son celosas y abusivas, ya que carecen de confianza en sus parejas, lo que supone desconfianza y altercados constantes con los miembros del sexo opuesto. Que flojera ¿verdad? Pero ¿qué podemos hacer?

Si somos conscientes de esa necesidad, de esa tendencia psicológica y comportamental, es momento de dar forma a un cambio; si deseas superar la inseguridad, tenemos que tomar en cuenta lo siguiente:

-Pensar Positivo: De nada nos sirve estar lamentándonos porque solo alimentamos la ansiedad, porque en lugar de ver una salida, encontramos mil caminos al tormento… eso no es nada sano, yo en una ocasión me llegue a sentir así hasta el punto de no levantarme de la cama por 3 días seguidos, ¡no inventes!, Fueron días de mi vida desperdiciados por tonterías… ¡no los desperdicies como yo lo hice!, por eso hoy te escribo para decirte: si se puede.

-Vence tus Debilidades: Acéptalas, abrázalas y trabaja en ellas, si no te haces consciente de esos puntos ciegos, bien difícil será que realmente le pongas acción a tu vida y por último,

-Comparte tus Pensamientos: Escríbelos, desahógate, déjalos ir, es la única manera de llegar a la aceptación, busca ayuda, ahora si que “cuéntaselo a quien más confianza le tengas” no reprimas nada, porque después te ahogarás en un vaso de agua o peor aún te convertirás en una olla de presión.

Así que ya sabes… es tu decisión.

Puede que te hayas perdido

A %d blogueros les gusta esto: