abril 14, 2021

Coaching… para que me entiendas

Continuamente escucho o leo diferentes comentarios en pro o en contra del coaching; algunos a favor, otros en contra, sin embargo, he notado que la mayoría no tiene una idea clara de lo que es.

Coaching: un término que comienza a escucharse cada vez más en el mundo, pero junto con el, también una gran cantidad de mitos con respecto a sus beneficios y aplicación.

Continuamente escucho o leo diferentes comentarios en pro o en contra del coaching; algunos a favor, otros en contra, sin embargo, he notado que la mayoría no tiene una idea clara de lo que es. En México, es un término relativamente nuevo y debido a la poca información que hay, se han creado un montón de confusiones, sobre todo al compararlo con la terapia psicológica, razón por la cual y con toda la razón, muchos profesionales de la salud mental están en contra de esta nueva práctica.

Pero déjame aclarar esta situación; el coaching no es un proceso terapéutico, ni siquiera tiene que ver con la salud mental; tampoco sustituye a la terapia psicológica, ni tiene nada semejante a las técnicas que se utilizan en esta, ni está enfocado en los problemas o situaciones de las que se ocupa la terapia; ni mucho menos sirve para dejar o sustituir medicamentos indicados por un psiquiatra ya que el coaching no es una especialidad de la medicina ni pretende serlo.

Tampoco deberías pensar en acudir con un coach para que la gente no piense “que estás loco”, ni tampoco para que “te resuelva tus problemas” ya que esa no es una competencia del coaching.  De la misma forma, ni un psiquiatra, ni un psicólogo harán lo que un proceso de coaching puede hacer como lo es acompañarte a alcanzar tus objetivos como ser humano.

Empecemos por aclarar que ninguna de estas disciplinas tiene que ver con “locura”, cada una tiene sus propias competencias y son muy diferentes las que le corresponden a cada una.

Licencia CC-BY

Veamos las diferencias:

Un psiquiatra se encarga de diagnosticar y tratar las enfermedades mentales, abordándolas prioritariamente desde su parte fisiológica con el fin de equilibrar la bioquímica del cerebro; es decir, se ocupa de cuestiones fisiológicas que requieren medicamentos principalmente.

El psicólogo, se ocupa de acompañar al paciente en la solución de problemas del pasado para brindarle un ambiente seguro que le permita aprovechar los recursos con los que cuenta para su desarrollo.

Y por último, el coach, se ocupa de dar acompañamiento al cliente partiendo de una situación específica del presente (actual) en la cual no tiene los resultados que quisiera para llevarlo hacia una situación deseada.

Como puedes ver, hay una gran diferencia entre uno y otro y cada uno se enfoca en diferentes áreas; podríamos decir que pueden complementarse las labores de cada uno, ya que para construir un mejor futuro (coach), es necesario sanar el pasado (psicólogo) y para esto se requiere un equilibrio químico en el cerebro (psiquiatra).

Cada uno de estos profesionales requiere preparación y mucho estudio en su área para poder brindar a las personas la mejor guía para obtener una mejor calidad de vida; no es una cuestión de “locos” o “enfermos” o “débiles”, o que una disciplina sustituya a otra; es una cuestión de bienestar, y así como es importante cuidar nuestro cuerpo, lo es el buscar mantener un equilibrio mental y una buena motivación para realizarnos como seres humanos.

El objetivo del coaching es brindar al cliente las herramientas de autodescubrimiento de su propio potencial dándole la capacidad de encontrar soluciones, estrategias y la automotivación necesaria para lograr sus objetivos personales y vivir de acuerdo con sus propios valores y visión de vida. Trabajando a partir del presente y hacia el futuro.

 Para esto, el cliente debe tener salud mental y tener una sana relación con su pasado.

En conclusión, entre estas tres profesiones no hay competencia sino un complemento; así que, si de equilibrio mental y emocional hablamos, no dudes en acercarte al profesional más adecuado para ti.

Nunca dejes que la corriente te lleve si no es para dónde quieres ir; comienza a cambiar tu mundo y empieza por ti…

Puede que te hayas perdido

A %d blogueros les gusta esto: