abril 13, 2021

El fin de un año atípico

Se acaba un año atípico, un año que nos reto de formas que nunca habíamos ni imaginado, dicen que diciembre es el domingo del año, pero este diciembre parece el domingo de un siglo...

Se acaba un año atípico, un año que nos reto de formas que nunca habíamos ni imaginado, dicen que diciembre es el domingo del año, pero este diciembre parece el domingo de un siglo.

Ha sido un año lleno de miedo, angustia, dolor e incertidumbre. En donde la vida nos hizo quedarnos perplejos, incrédulos, asustados, enojados.

Fue un año donde lloramos, aplaudimos, gritamos, pero también nos ayudamos.

Hoy hagamos un alto para recordar y despedir a aquellos que amamos o conocimos.

Y seamos consciente también de que crecimos; porque hicimos intentos para tratar de entender no sólo sobre la enfermedad sino también sobre tecnología para no estar tan aislados de los que queremos.

Aprendimos de oxigenación en sangre y vacunas, pero también aprendimos de Teams, WhatsApp, Instagram, Facebook y Zoom.

Y hasta hoy hemos logrado sobrevivir a un tiempo que nos estalló en la cara.

Fue un año largo que se nos pasó rápido y que fue terrible, pero aprendimos y nos hicimos fuertes, fue de aislamiento, pero estuvimos más cerca que nunca.

Hoy sabemos lo que el tiempo vale, lo que significa abrir los ojos cada mañana. Hoy sabemos más que antes disfrutar el momento con el que está a nuestro lado porque no tenemos la certeza de cuánto tiempo estará.

Así que este año nuevo tenemos que pensar en algo más importante que la fiesta y los regalos de esta época.

Mañana que amanezca y sea un nuevo año tomemos un tiempo para decirles del amor a los que queremos, en silencio perdonemos a los que creemos nos han herido y miremos alrededor para ayudar a los que se quedaron en el camino. El mundo nos necesita unidos para seguir avanzando.

Gracias por ser parte de mi vida este atípico año.

Puede que te hayas perdido

A %d blogueros les gusta esto: