abril 13, 2021
La verdad, si te das la oportunidad de prestar atención al instante presente y empiezas a interactuar contigo descubres que existe un mundo interno que no debe contraponerse a la realidad compartida, pues es en la colectividad donde se socializa y se vive funcionalmente como sujeto.

Hoy pleno siglo XXI nos encontramos sometidos a una fuerte cantidad de información misma que se va volviendo adictiva, vivimos expuestos a gran cantidad de noticias, hechos, descubrimientos, vidas propias y ajenas cifradas por caracteres, puntos y comas. Como buenos seres vivientes y más aún pensantes, trasformamos esta información descargándola por medio de impulsos, estimulaciones externas que nada o muy poco tienen que ver con la realidad pero que si tienen la potencia y el impacto para modificarla o influir en la manera de vivir y pensar de una colectividad.

La verdad, si te das la oportunidad de prestar atención al instante presente y empiezas a interactuar contigo descubres que existe un mundo interno que no debe contraponerse a la realidad compartida, pues es en la colectividad donde se socializa y se vive funcionalmente como sujeto.

Llegada cierta madurez mental y emocional descubres tu esencia y de que estas hecho, así eres capaz de analizar de manera objetiva tu presente. Y encauzar cada decisión hacia tu crecimiento.

Entonces el primer paso para salir de cualquier situación problemática se vuelve saber en primer lugar que esta existe y a su vez que la misma acción representa un problema para su vida.

Ahora reflexiona cuestionando en tiempo presente: «¿Cuál es tu problema?» Comprender que sentimientos te genera ese enganche con determinada sustancia, situación o hasta persona se vuelve determinante para dar un paso hacia atrás y evitar volver a un habito nocivo.

Puede que te hayas perdido

A %d blogueros les gusta esto: